jueves, 17 de diciembre de 2009

Carrera hacia lo oscuro.


En unos tiempos remotos, en una taberna de la Isla de Yunkaloros, discutían dos famosos piratas, Barbachuche y Barbapop.
-¡Yo llegaré a Isla Meteoro y conseguiré el Tesoro Oscuro!
-¡Si ya, con tu barco y tripulación de pacotilla!
-Tengo una idea, vamos a hacer una carrera, el que llege primero se queda el tesoro, pero el que no...¡Caminará por la tabla!
-De acuerdo, pero creo que ya sé el final.
Después de la discusión decidieron el día de salida, el 31 de Diciembre.Los dos bandos preparaban víveres y munición para cañones, por si se topaban con alguien. El día acordado para salir, 31 de Diciembre, salieron a la vez. El Capitán Barbachuche se adelantaba por su gran barco la Perla Gris, tres filas de cañones y grandes velas para aquel día ventoso. Pasaron un par de horas y se les echó encima una neblina densa, con un campo de visibilidad de medio metro o incluso menos. Los dos barcos se perdieron entre la neblina, iban a ciegas.
De pronto...¡¡Punmm!! La niebla desapareció como por arte de magia, el Capitán Barbachuche había llegado, pero Barbapop no estaba.
Desembarcaron en una barca a remos con Colorín, loro fiel del Capitán, la mano derecha de Barbachuche, el Grumete Piruleta y la Sargento de Artillería Choni.
Barbachuche con su tripulación se adentró en la selva pero notaba que alguien le observaba. Y de pronto...
-¡¡¡Ahhhhh!!!
Era la tribu Watiki de Isla Meteoro, Barbachuche y su tripulación se había en un buen lío. Los habían atado a unos palos, como llevan a los cervatillos que cazan. Barbachuche tenía un plan entre la vida y la muerte. Llegaron al campamento de la tribu Watiky y mientras el rey hablaba, desataban a la tripulación.
-1, 2 y ¡3!- Gritó Barbachuche.
Sacaron los sables y todo tipo de armas de fuego, trabucos, espingardas, arcabuces... Toda la tripulación se puso en una forma un tanto extraña, un rombo. Se liaron a tiros y Barbachuche se desació de los Watiky y proseguió su incursión por la selva. Y de pronto se terminó la selva y a la vista se veía la entrada de la Cueva Tenebrosa, una cueva habitada por fantasmas y varias trampas, entraron pero no había ningún tesoro. Se dieron cuenta de que fuera de la cueva, alguien, se estaba riendo de forma maléfica, era Barbapop.
-¡De qué te ríes, grumete de poca monta!-Gruñó Barbachuche.
-¡Tú, mientras te entretenías , yo ya he cogido el Tesoro Oscuro, pequeño boquerón!-Contestó Barbapop, mientras reía.
De pronto Barbachuche saltó, desesperadamente del acantilado hacia la Perla Gris. Subieron al mismo y se pusieron a la persecución del Capitán Barbapop. De pronto, Barbapop se va parando al ver que Barbachuche le alcanzaba, se paró y se enfrentó a su destino. Los dos barco se pusieron en paralero... Un estruendo tremendo se descadenó en aquel mar tan tranquilo.
-¡Apuntad al palo mayor, no podrán huir!- Gritó Barbachuche a su tripulación.
-¡Sí, mi capitán!- Gritaron a la vez.
-No me vencerás, con tu barcucho ¡Boquerón!- Gruño Barbapop.
-¡¡¡Al abordaje!!!- Gritaron los dos barcos. Las dos tripulaciones se pusieron a pelear y a pegar cañonazos como unos verdaderos locos. Poco a poco se iba perdiendo toda la tripulación de ambas embarcaciones, asi como que quedaron solamente los dos capitanes, Barbachuche cara a cara con Barbapop. De pronto, empezó una canción que dió un ambiente emocionante al duelo.
-¡Yo me quedaré con el tesoro y tú servirás de comida a los tiburones!- Susurró Barbapop.
-¡Nunca!-Gritó fuertemente Barbachuche.
Se paró la música y un viento desolador empezó a soplar.
-¡Ahhh! Me has dado- Habló Barbapop, agonizando.
-¡Sí! Cogeré el tesoro e iré a gastármelo- Gritó Barbachuche finalmente.



Fdo:Darío Abad Tarifa

No hay comentarios:

Publicar un comentario